-Quisiera compartir una reflexión que me surge ante la actual situación de pandemia que estamos viviendo, y me encantaría que dicha reflexión pudiera aportar un poco de luz.

-Decimos que la terapia homeopática no trata  la enfermedad si no el enfermo.

Se dice ésto porque el diagnóstico se basa en el estudio de los signos y síntomas característicos del estado real del paciente. Se hace un chequeo de cómo está, como se siente, cómo se encuentra, con detalle; en todos sus zonas: física, psíquica, espiritual y de relación, en el contexto de su trayectoria vital. Se hace un rastreo de sus síntomas vivenciados. Se individualiza. Y se enfoca como una totalidad. Incluye tanto síntomas y signos característicos objetivos como subjetivos.

-También se ha dado en llamar a este abordaje estudio del terreno. Se observa cómo hay una peculiaridad, una dinámica, una particular forma de enfermar en cada paciente; una manera personal de vivir la enfermedad. Se expresa una coherencia, que es el diagnóstico homeopático, que solo  se completa cuando se obtiene, bajo ese estudio, el remedio curativo que se adapta al caso.

-La dinámica conocida del remedio elegido, aporta comprensión al proceso que ha posibilitado el hecho de enfermar-

Se objetiva que el estado del enfermo (el terreno), su condición vital,  su vulnerabilidad, son los que propician la expresión de la enfermedad.

-Del mismo modo, en el caso de una epidemia, el terreno no se refiere a un individuo, si no a un colectivo de personas; y si se trata de una pandemia significa que el terreno es la humanidad, y que es la condición vital de esta humanidad la que determina el desarrollo y las características de la enfermedad pandémica.

La homeopatía, ha participado con éxito en el abordaje de las epidemias en el pasado, y ha observado la relación que existe entre el brote epidémico y la realidad histórica del momento.

La homeopatía, no ha estado ciega a la pandemia actual. Se está movilizando y aplicando allí donde se le está permitiendo, (ya sabemos que la homeopatía tiene diferentes valoraciones según los países, en unos es oficial, en otros está permitida, en otros está en revisión o incluso perseguida, por motivos complejos que no vienen a cuento).

El abordaje homeopático en las epidemias se basa en recabar las  características comunes en todos los pacientes, con el fin de identificar un remedio o un pequeño grupo de remedios que pasan a ser el tratamiento de la epidemia, en todos o casi todos los casos.

-Podemos hacer el ejercicio de ver uno de los remedios  más indicados en los casos estudiados de Covid 19  por su tipología en cuanto a la fiebre, a la inflamación pulmonar, al fenómeno de hipercoagulabilidad, a la pérdida de gusto y olfato, al fracaso respiratorio repentino, a la gravedad del caso, etc

No lo nombro porque no es el motivo de este escrito sugerir un tratamiento para la pandemia, si no mostrar como el diagnóstico homeopático puede ayudar a comprender el proceso, también en los casos epidémicos. (Los conocedores de homeopatía sabrán de qué remedio hablo)

En la Materia Médica de este remedio, en su sintomatología subjetiva, se pueden encontrar sensaciones como éstas, cito algunas:

“Miedo al contagio, miedo a la pobreza, miedo a la muerte, miedo a la muerte cuando está solo, miedo a la soledad, miedo a a ahogarse, hipocondria, manía de limpieza, miedo a que se le aproximen, sentimiento de no ser querido por sus parientes y amigos…”

“..Deseo de acumular dinero, fraudulento, avaricia, cruel con los animales, miedo de perder el control, miedo de los ladrones, tendencia a calumniar, sentimiento de culpa, afectación religiosa…”.

“Ser vulnerable e indefenso en un universo aparentemente hostil” (Vithoulkas)

“Se esmera en guardar dinero y cosas, siempre calculando los beneficios que le aportarán” (Vithoulkas).

“Desea más de lo que necesita”(Sankaran)

“Ve el mundo como amenazante y caótico. Siente que está indefenso y débil “(Sankaran)

“Se imagina que otros conspiran contra él para asesinarle” (delusion) (Sankaran). (¿Epidemia de “conspiranoia”?)….

-Los que manejan Materia Médica Homeopática, sabrán que estos son rasgos que podrían observarse en casos en los que el remedio estuviese indicado, quizá uno o varios de ellos. Quiero insistir en que estoy dando una pequeña reseña de la Materia Médica de un remedio, y que no se trata de una descripción de ningún paciente.

-Me hace reflexionar el hecho de que hay síntomas o sensaciones que se parecen a  situaciones que estamos viviendo y se están dando en esta pandemia; y también hay otros que son como destellos de hechos que caracterizan al comportamiento de nuestra cultura, en donde la muerte es tabú y el dinero es el dueño del mundo rozando y rebasando la ética y la injusticia en muchas ocasiones. El miedo a enfermar. La desconfianza. La avaricia que nos vuelve crueles con los seres vivos que nos acompañan en esta tierra, con los animales, con las plantas, con los minerales, en aras de conseguir más y más riqueza, y entonces tememos que nos roben…Incluso el sentimiento de culpa y la huida a los paraísos espirituales…..(religious afections)….

-Más allá de que este ejemplo sea o no válido, y de que el diagnóstico homeopático es algo dinámico, cambiante y complejo, lo que deseo transmitir es que debemos tomar conciencia de que la solución a esta enfermedad que afecta a la humanidad entera, no pasa únicamente por encontrar el fármaco, la vacuna, el remedio, la planta, la cura …si no en reflexionar qué es lo que nos está queriendo decir, cuál es su significado, y poner intención todos y cada uno, en sanar el terreno que propicia su eclosión. La enfermedad, es entre otras cosas, un lenguaje, nos está hablando de lo que falla, de lo que hay que modificar; y, en homeopatía, la identificación del remedio curativo, aporta una comprensión profunda del lenguaje de los síntomas.

-El enfermo de la pandemia, no es  cada individuo afectado, si no la humanidad. Es la humanidad entera la que está sumergida en esta dinámica, es la humanidad entera la que es terreno y la que enferma.  Nos incumbe a todos.

-No olvidemos que, durante algunos pocos meses, en el estado de alarma, la naturaleza se repuso asombrosamente al detenerse la actividad humana. ¿Podemos evolucionar a una forma de vida que favorezca la salud del planeta que nos cobija?. ¿Qué cosas impiden que ésto ocurra?: Ahí están los síntomas. No se trata de acallarlos, de suprimirlos, se trata de escucharlos y sanarlos.

-La enfermedad no se produce si no hay un individuo-terreno previamente predispuesto,

-La pandemia no se produce si no hay una humanidad-terreno previamente predispuesta.

-Una humanidad que acumula, que engaña, que oculta la muerte, que mira solo su propio ombligo.

-Una pandemia que nos hace vivir la importancia de estar conectados unos con otros, que nos hace valorar las pequeñas cosas de la vida.

Estamos confusos. Frente a un peligro, la reacción es el miedo, el pánico; pero también la ira. Son la misma energía. Nos echamos la culpa unos a otros. La ira, el miedo, la confusión campan a sus anchas….. ocultan la observación del caldo de cultivo: el terreno, víctima de una actividad humana insostenible.

-Mientras, el Universo tiene sus planes.

Somos seres humanos conscientes. Podemos prestarle ATENCIÓN y alinearnos con su INTENCIÓN.

Hacer realidad la UNIDAD que somos, entre nosotros, y con los demás reinos de la naturaleza, animales, plantas y minerales.

Pido disculpas de antemano por las múltiples inexactitudes que encontraréis en este escrito.

Estoy a vuestra disposición en el mail: natimur.homeopata@gmail.com

AMOR Y SALUD.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *