Hay dos cosas que me gustaría transmitir y comentar:
La primera es mencionar las etapas del duelo, que aportó la inolvidable Elizabeth Kubler Ross:
Cinco etapas: la negación, la ira, la negociación, la depresión y la aceptación.
Podemos ver aquí y allá, en la sociedad la expresión de los estadios a los que se refería la Drª Kubler Ross.
Estos estados emocionales descritos para casos individuales observados en los efectos de pérdidas, muertes, malas noticias, diagnósticos nefastos, los podemos observar ahora a nivel personal, pero también en grupos humanos, expresados de forma convulsa.
Son los efectos de la pandemia. Ser conscientes de este hecho innegable nos puede ayudar a discernir la realidad y a tener más claridad.
La segunda cosa, que no deja de estar relacionada con la primera, es que, como sabéis, se aconsejó como medicamento homeopático preventivo el Arsenicum album por su perfil muy semejante a las manifestaciones de la enfermedad Covid 19. Enseguida consulté su materia médica, concretamente en su apartado Delusions. Me sorprendió este síntoma: MIND – DELUSIONS – conspiracies – against him; there are conspiracies (ars., fulg., kali br., lach., plb., puls., sal fr.) (Cree que conspiran contra él).

Indudablemente existe este fenómeno conspiratorio en nuestro ambiente pandémico. Sea real o ilusorio, el hecho de estar descrito en la patogenesia del medicamento guía, indica que forma parte del terreno, es decir, de la predisposición de la humanidad a sufrir una epidemia con estas características.

La Homeopatía aporta comprensión del caso, además de prescripción.

La enfermedad Covid, pandemia que aqueja a la humanidad entera, se expresa en un terreno abonado previamente. La relación distócica del ser humano con su entorno ha propiciado en cualquier caso esta situación. En ese sentido es indiferente el origen del virus: de diseño, o transmitido por animales o manipulado. Puede que sea un combinado de todas esas cosas.

Nadie está exento, tampoco los médicos, o los políticos o los que no han sufrido contagio, porque todos somos humanidad en este sufrimiento. Formamos una unidad queramos o no.

La humanidad está en duelo. Transitamos por uno u otro estadio, individualmente, o en grupos, o en multitudes.

Comprender que gran parte de las cosas que sentimos pertenecen al sufrimiento propio del Covid (miedo al contagio, miedo a la muerte, desconfianza, ambiente conspiratorio, etc. etc) puede ayudarnos a ver más claro. A compartir en lugar de a partir. A salir de la negación y entrar en la escucha. A superar la ira y reconciliar posturas. A animarnos y ayudarnos unos a otros y superar la depresión. A comprender en lugar de jugar a negociar el sálvese quien pueda.

A aceptar y aceptarnos.

Sólo a partir de allí cabe la posibilidad de sanar, de sanarnos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *